Ya está, lo conseguimos, y fue un éxito. Pasamos por la feria, nos pusimos en la palestra y vendimos unos cuantos libros. Pero lo más importante fue el contacto con el público, recibir el calor de la gente y pulsar el interés que había por la novela, que era mucho.

Fue una jornada intensa, muy intensa, pero fantástica. Cuando haga falta, repetimos.

También hubo una entrevista con Publishers Weekly, una publicación especializada destinada a los libreros y el mundo editorial.